Argia Iristen da (2012)

… tan solo quedaba un dulce suspiro de nuestro aliento. Tú, sin ojos, y yo, sin lengua. Angustia de verse por primera vez // Tan sólo quedaba una bala por gastar. Un incierto minuto de la paradoja. Un cajón que se abre una y otra vez hasta que la historia vuelve a empezar. // Ahora que todo es pasado, ahora que todo suena al correr del aire // Ni un solo lamento, ni un solo vencido. Signos de la soledad autónoma al caminar. Ahora que viene la luz … Te espero