Mis-Entrañas (2005)

Rabia de hilada seda …

(… el tiempo define sus pasos,

dejando atrás marcas en mi espalda …)

CALMA… Vivir tranquilo. Esos son los días de mis esperanzas. Con mi bandera blanca aplico reflexión de combate, pero esta vez sin aliño. Pudimos ser tu y yo, o quizá nosotros. El tiempo fue a otro paso y de los placeres me quedo con el cruce de miradas. Cercanía.

CONFLICTO…  Tenemos que partir. Se termina el entrar y salir, para seguir estando en el mismo sitio. No llores por los restos, no merecen más que el buen recuerdo de tus noches y las mías. Otra vez, dejamos navegar en el mar en nuestro barco sin velas.

FURIA… ¿Qué demonios son estos fantasmas? ¿Quién los mueve? ¿Quién los dirige? Es el mismo que pudre el planeta. Son sus reclamos los que hieren. En mi silencio, ahora provocado, dejo parte de mis entrañas. Pero no le sale. Finge ser quien nunca ha sido. Ahora ya somos los dos.

DISPERSIÓN… Presos. Miro entre mis barrotes al otro lado del océano. Busco la belleza perdida de mil siglos atrás. No soy más que otra vida. Siento el lamento de mil olores desagradables que me erizan las venas. Quiero gritarles, no estáis solos joder¡¡. Pero no me oyen. Siguen sonámbulos en este nido de buitres ególatras. Ahora billetes verdes envuelven al hombre que como simios imitamos. Siento otro latir lejano todavía. Pronto, muy pronto, tendréis que atender sus llamadas.